Estás aquí
Inicio > Trucos y Consejos > Cómo arreglar el resbalón de la puerta que no encaja bien

Cómo arreglar el resbalón de la puerta que no encaja bien

arreglar resbalon

Las puertas alrededor de la casa a veces no funcionan bien, si te está pasando no te desesperes. Hay una serie de soluciones rápidas y fáciles que no van a impactar tu bolsillo y funcionan a la perfección para que todo lo que está molestando vuelva a la normalidad, ya sea porque esté atascado, rechina o se balancea.

Casos y soluciones para puertas

Si la puerta se atasca:

Esta es una queja común, ya que el peso de la puerta quiere tirar hacia abajo en ángulo desde la esquina superior, opuesta a la bisagra superior. Esto hace que la puerta se atasque para arreglarlo, retira uno o dos de los tornillos que sujetan la bisagra.

Reemplaza estos tornillos por otros nuevos que sean lo suficientemente largos y perfora previamente nuevos orificios piloto a través de los orificios existentes para facilitar la colocación de los tornillos.

Estos tornillos nuevos y más largos tirarán hacia arriba contra el montante y quitarán el ángulo del marco de la puerta, aliviando ese punto de pellizco en la esquina.

Si la puerta no encaja al 100%:

Una de las razones más comunes por las que la puerta no cierra o encaja a la perfección Es la falta de lubricación por lo que esto puede solucionar de una forma muy sencilla y la acción la puede realizar tanto un profesional de cerrajería como el propio dueño de la casa para esto utiliza un lubricante o un aceite especial para cerraduras colocar algunos alguna poca cantidad y prueba a ver si la puerta ya encaja después si no es así entonces ayer eh más aceite hasta ver el cambio es importante utilizar aceite específicos y destinados para cerraduras y realizar una limpieza de estas con regularidad porque puede convertirse en barro que termina atascando la puerta.

Si la puerta está desalineada:

En primer lugar, pregúntese cuándo comenzó a suceder esto. ¿Es solo en invierno? Si es así, probablemente se deba a la hinchazón estacional, que ocurre cuando la madera absorbe la humedad del aire.

Verifica si la puerta está muy expuesta a la humedad, puede haber goteras, o si está constantemente a la sombra de árboles colgantes y después no se seca sino con el paso de horas. Si puedes identificar la causa de la humedad estacional, corrígela y verás un cambio.

Ten cuidado al cepillar una puerta durante el invierno ya que cuando se seque de nuevo, será más pequeña para la apertura.

Si no es estacional, busque grietas por tensión en el panel de yeso o molduras alrededor de la puerta. Esto puede indicar problemas de asentamiento, que pueden ser causados por cambios en los cimientos de la casa o por el simple secado de la estructura de madera, especialmente en casas nuevas.

Si la puerta está golpeando:

Con el paso del tiempo y el movimiento del abrir y cerrar de las puertas las cerraduras comienzan a aflojarse entonces es recomendable verificar las bisagras que están en la en la puerta esto es la solución es apretar los tornillos, y asegurarse que se están utilizando un modelo especial para el tipo de material de la puerta. Busca la orientación de una empresa como Madrid Cerrajeros que le entregará todas las soluciones y además tiene un equipo que puede orientarlo durante todo el proceso, el personal te ayudará a tener una puerta cómoda y funcional más tiempo.

Entradas similares

Deja una respuesta

Top
Utilizamos cookies para ofrecer y mejorar nuestros servicios. Si cierras esta notificación o continuas navegando el sitio web, aceptas el uso de las cookies.    Más información
Privacidad